29.1.07

experiencia desmotivada para enanos




esta es una foto movida de los movimientos que había ese dia en "Teatro en el jardín de Sofía". No es lo mismo que el ciclo del Botánico, claro está. Sofía no tiene nada que ver con el Botánico. Tiene su jardín propio en city bell y nada que envidiar. No tiene gatos, eso sí.
En mis vacaciones escribí cosas que plasmaré luego en unos días cuando tenga ganas.
eso se lo digo a los lectores invisibles.
veanse, es verano y que difícil andar en malla.
no puedo revelar las fotos de las vacaciones porque no tengo plata, hasta que cobre.
saludos.

vacaciones




cerrado por vacaciones. vacaciones que siguen en buenos aires.
dìas que disfruto del sol, que lindo es el barrio.
no me bronceo nunca nunca.

11.1.07

desolación


así es Arata, el pueblo donde viví y vive mi hermana y mi sobrino Simón.
Los extraño mucho porque estamos lejos.

10.1.07

las plantas se regaron solas...

felizmente, llovía, no tuve que ir a regar las plantas.
Pude seguir durmiendo, primero en el sillón, luego a paso de enana hacia la cama.
No la destapé, encima del cubrecamas me desmayé inyectada por el sonido de la lluvia que golpeaba en las hojas y el vidrio, y en las hojas, digo, del nuevo árbol.
Estoy, ahora, típicamernte deliciosa demoliendo una manzana, o dos...
aunque arrastrada en esta cama, mis instintos están atentos a las señales que captan las antenas. Mis felinos reclaman que no encienda la televisión. Los escucho.
Confío en unos brillos adheridos a mis ojos, indican que no estoy bien.
La tarde me cae pesada, camino oscura sobre una alfombra peluda que imagino tendida sobre las vías del tren.Lo escucho, ya viene, aún no bajo.
Reflejo un deseo enorme de encontrar tallos de espuma sin algas ni mugres pegadas.
Mi bañadera está vacía porque no encontré la forma de llegar a ella, se me clavaron las puertas con sus llaves.
Vizcosamente mi estómago se contrae y relaja.
Hay una bomba.
Las llaves están enterradas en la bañadera, cuando suene el timbre no se como voy
a abrír la puerta.

8.1.07

08 de enero

hoy es el cumpleaños de mi amiga Ludmila que está en la costa.
hoy es el cumpleaños de David Bowie y sería el cumpleaños de Elvis.
no es genial? jaaaaaaaaaaa.
me mudé a Coghlan y ahora soy feliz.
espero que la gente que está de vacaciones vuelva algún día y visite mi blog, nadie lo esta viendo, creo...

Cheever


es la foto más hermosa que encontré de Cheever, representa nada de todo lo tanto que me pasa con él.

Arriba de su máquina de escribir hay un cuadro que me hubiera gustado que me lo regale antes de morir.

No puedo decir nada más de lo que me genera Cheever porque no me interesa, pero hace años que su mundo me invade de una forma teatral...y no se que hacer con eso.

Estoy leyendo fragmentos de sus Diarios Intimos que fueron publicados después de su muerte.

En los relatos o cuentos de Cheever aparecen mujeres que son como Mary, su mujer, (no sé hacer estas interpretaciones y no sé para que sirven)...Mary y el hijo de Cheever publicaron los cuadernos-diarios de Cheever después de que él murió.
Mary aparece en esos diarios intimamente relatada por Cheever.

No encuentro una foto de Mary.
Ayudenme a encontrar una foto de Mary Cheever, por favor.

3.1.07

estómago

Pasaba. Pensaba en que estado tan muerto me cubría ese día y los otros que iban a venír. Me sentìa enfermamente mal y congestionada.
Apurada, no podia sentir más de lo que me daba el cuerpo, mil síntomas oscuros, indefinidos, plásticos y pastosos. Todos concurrieron en un vómito a chorros de café, aspirinas y antidepresivos.

Voy a hablarle por teléfono para contarle como me siento después de la pelea que tuvimos anoche, discutimos sobre mi torpeza...
Hace meses vengo golpeándome la cabeza con puntas de armarios, repisas, puertas de modulares. Caí dos veces seguidas por las escaleras que descienden al subte y una por las escaleras del Palacio Legislativo.
En tales secuencias me levanté del piso urgente para que nadie vea las caídas, no reparé en los golpes. Pasados los dìas los moretones en mis muslos, nalgas y piernas eran como lagunas podridas, perdidas, abarcaban dimensiones enormes en mi piel.

En la cama, él me revisó, descubrío cada moretón, había acumulados tantos golpes que se hartó y gritó que detestaba mi torpeza, que yo debía tener más cuidado.

Y él? él no tenìa que tener más cuidado?

El reclamo me debilitó pero tuve la fuerza para gritar más fuerte y convertí la discusión en una novela.

En un rato voy a acostarme y a esperarlo.
Le pedì que cuando llegue se desnude y se meta.

Tomé otra pastilla y todavía me duele el estámago.