30.8.06

mar


mi amiga mar, con la cual vivimos salvandonos, la una a la otra.
mar: se que vas a ver esta foto y me vas a odiar por el escrache ya que estabamos alcóholicas, pero no me importa, yo te adoro y eso me mueve a hacer este tipo de pavadas.

lo intacto de los miligramos

lo que es no poder tomar parte de algo, ni ser, ni deber.
hablar sin sentido, recopilando imágenes del pasado, que pesan en la memoria exhausta.
lo mismo da una tonelada que millones de ciegos mirandome y yo si, sin reaccionar miro el cielo y bostezo porque me dá impresión la mentira tan grande del mundo.
no creo en eso, y me emborracho pensando en como no caer desde una montaña helada, nevada, constipadamente involucrada a no ceder un poco de agua ni de hielo.
No hay deshielos
múltiples insectos salen a buscarme, me traen hasta este lugar, el cual me da asco pero tengo que permanecer en el, inactiva hasta que se espanten de mí.
mi horror es verme, mi horror es repetir día tras día los pasos enclenques que doy, como un pato sucio. Necesitaría un remolque.
no hay historias que me suenen a verdad, y desconfío de mis primos, primas, tios y parientes en general. no sé como estar cerca de las personas y de los niños.
los niños me hacen bien pero se aburren conmigo.
se aburren de mí, soy aburrida, por sobre todas las cosas.

me quedé sin espejo en casa porque lo demolieron los albañiles que trabajan, tratando de remodelar lo irremodelable de mi ser. no tengo espejo y me miro en ventanas sin cortinas o corro las cortinas y que!, que problema es verse.
siento que tengo un peinado estúpidamente elaborado de alambres que se quiebran.
hay viejos, personas grandes, quiero decir, que no paran de hablar atrás mío, y valoran, sobrevaloran las cosas de una forma descomponente.
que fría estoy.
busco ponerme una alfombra en los hombros pero los ácaros me tuercen la cara y el hígado, vomito todo el dulce que comí, dulce de tomates, de berenjenas.
espero mientras pienso que quiero estrenar un vestido que me compré el viernes pasado.
el viernes, siempre me pongo mejor los viernes, me animo a comprar cosas y a mirar ramos de flores que me gusten para llevar a casa.
no muero.
sepan.
sientan todos los problemas de los cuales estamos hartos y vean que se hace.
no hay nada intacto en esos miligramos para mi ánimo, mi ánimo.
animales...
pienso como un mono en la selva.
mi animo, no tiene nada intacto, ni siquiera paciencia, y eso que los insectos me pidieron que me calle, pero no puedo.
a pesar de todo me quedo trannquila y escucho conversaciones, hasta que se silencian.
necesito silencios, pero no, están tan apurados por hablar.
no se callan.
voy a levantarme y a gritarles basta.
basta de ellos
basta de mi.
pobres.

29.8.06

tonos

no te llamo, no voy a lamerte hoy.
no vas a escuchar ni un grito.
no voy a marcar esos números sin gusto. no hay tono.
no te llamo, no hablamos.

andate.

andate de la línea que cruza justo la mía.

no te llamo, no soy la voz, ni la tengo.

no hay tonos.
no hay pulso.

te espié desde la cocina, te espié desde la ventana del baño, trepé el techo y ví tu esquema.
no te llamo.
no hay tono... al menos que te desnudes

no bailo

la vaca de Dubuffet


la vaca la vaca, las bocas de las vacas.
obsesión general.
no hay como las vacas. como los ojos de vaca.

28.8.06

el asco de una planta gris...

duele mi cabeza, duele porque me siento insegura y nerviosa.
tengo motivos, sobran. tengo puesta una falda a lunares...
hay olor a pollo en mis talones, chupé los huesos.

no te aguanto

no quiero un vientre. quiero saber que hay en mí litros de sangre sana y de libertad.
Que asco porque digo y desdigo, me arrepiento de cualquier instancia que me exponga, sobre todo si mi piel quedara al aire y me quemo. y si aparecieran manchas oscuras, no se nada de lo inmenso.

se de la tierra y el desierto, se de no tener nunca sed y querer reventar mis sesos contra una pared.
que gris.
que planta gris.

suena un timbre en mi oreja, hay otro zumbido eterno porque estallo de sonidos.
si trepo por las raices de esa planta no voy a caer al suelo empapado, no voy a caer al llano verde, voy a subir, a conectarme con la niebla, con el espiritu viejo de mi misma, con otro reflejo eterno, y si estoy más tiempo?
no puedo respirar polvo e infectarme con olor a plástico.
es el asco de mi planta gris que se mete, se mete en mí.

Tom

25.8.06

la calle.

saqué unos papeles pero pensando en sardinas, tengo hambre y debo resolver que comer hoy por la noche.
estoy recién levantada, lavo mis pocos cabellos en la bacha de la cocina. hago espuma sobre mi cráneo y goteo. mis pies se acompasaban inundando el ambiente de charcos.
la toalla me cubre los pelos, uno por uno, lo seco con el secador que también conecto desde el enchufe de la cocina.
mi pelo vuela por 10 minutos, desprolijo y sin formas.
abro la heladera ya con el pelo estático, abrí tres o cuatro veces la heladera para ver la nada esta mañana.
espero algún ruido,sentada. como dos tostadas sin huntar con un café.
ningún ruido me despierta, sigo dormida.
pienso en una vaca sentada.
la tierra cubre los muebles, hay pelos y pelusas en el piso.
papeles y bolsas sobre la mesa.
contemplo la mugre porque sí, tocando mis piernas que estan tiernas y suaves.

siento, y siento que estoy muriendo de amor, él se fué de casa a la madrugada.

pienso en doblarle la ropa que dejo tirada pero mejor no, no estoy obsesiva.
dos tostadas son poco para el tamaño de mi estómago.

pienso en una vaca.

Veo telas, colores mal puestos y mezclados. lavo mis manos dos o tres veces seguidas. no hay ruidos.

Sopla el viento sobre el techo. no es el sonido que espero.

camino por el pasillo naranja, voy y vuelvo 2 o 3 veces, aparece una imagen suelta, el recuerdo de una amiga que no es torpe. esa imagen se conecta con otra, recuerdo que cada vez que salgo a la calle y transito por ellas veo miles de farmacias, una pegada a la otra. olor a zorrino, canales de televisión sin cable, antenas.

siento celos pensando en si él va viajando sentado con una mujer hermosa al lado. una mujer más dulce o delicada. siento frío y me abrigo. no pude peinarme. camino más, intentando oler bien, a fresas, a fresco.
abro la puerta de calle, la vereda está contaminada de gente, solo hay un poco de espacio en el asfalto.

mis pies descalzos avanzan hasta sentir la insensibilidad de la calle.

18.8.06

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

palabras

más o menos, las mismas vigas, rompiéndose.
sueno a gelatina,
a geles con olor a muerte.
estrangulo mis piernas para no sentir que corre una sustancia que me voltea.
estoy en el suelo, repleta de escombros y polvo.
meto mis pies en un balde y enguajo mis piernas,
se llenan de espuma.
espuma verde.
el tiempo se acorta, está incapazmente fascinado por las letras que surgen del pozo ciego, brotado de cardúmenes y poleas rotas.
no soy lo que me gustaria ser.
es indeleble, es inconstante, es mutante.
maldigo.
deformidad eterna que me ahorca,
ya no estoy.

14.8.06

lo poco.-

una niñez de encierros, con unas tortugas en cajas y piensa en miles de peces reventados contra la pared.
las tortugas en cajas, durante años, ahora es una asesina.
está concentrada en su inconciente, arruinando espacios, esperando a alguien, desinfectando donde no hay.
no muerde el odio pero tampoco lo agradece, se vuelve inútil.
cierra las ventanas. oculta su desnudez, confecciona armarios.
las cajas en esos armarios, las tortugas desesperadas quieren matarla.
no hay felicidad, hay gestos, vuelcos, monos muertos por insolados.
todo este olor cubre su casa, la clausura de su piel, no puede sentir.
las tortugas en cajas, gritan, explotan, ella no las salva.
las edita, las evita, y las conserva en su alacena.
está tan cerca, tan tremendamente inventada.
se siente más, una mujer desodorizada.
la genialidad la abandonó hace años y canta para tapar los ruidos que la llaman.
alguien se va a animar, hasta matarla.

10.8.06

gallina

sobre la calle Bolivar, en un locutorio de Telecom tienen pájaros encerrados en una jaula, como decoración. Todas las mañanas sale el emplado detrás del mostrador a limpiar la mierda de las aves, la tira en el cordón de la vereda, raspa la chapa con un tenedor...y la chapa queda limpita.
las aves gritan y se despluman, pero siempre vivaces, integran los ruidos de la calle.
todas las mañanas, cuando camino por ese cordón con mierda de pájaros recuerdo a mi abuelo, que criaba gallinas en el fondo de la casa. Mi abuelo atendía mejor a las gallinas que a mi abuela (una vez lo ví acariciando una gallina como si fuera su amante).
Pobre mi abuela, ella era como una gallina...

9.8.06

destierro

me desterraron de mí.
no me alcanzo.
más que estar tirada en un sillón, dos veces seguidas dormida hasta las 06 Am.
me levanto pero caigo.
voy rodeada de gatos que me lamen a buscar un espacio en la cama, y no me toca. No me toca ese espacio.
no llego al agua que corre y se acaba.
ni una gota de sudor.
me siento extraña y rodeada porque este lugar me es tan propio como ajeno.
no te escucho, hay silencios.
estás mudo, y desgraciado, indiferente, inconciente de mí.
yo te busco pero no estás. te fuiste, estás dejando rastros de energía descuidada y me vas a hacer morir.
ni me enterrás, ni me dás vida.
no te escucho.
me despierta el sonido multicolor de la imagen en la pantalla a rayas y una canción instrumental inmunda.
soledad.
sola, llena de humedad.
donde estabas? a donde me llevás?
amor odio, dolor.
extraño tu paz y tu no pensar en mí, tu maltrato.
tu maltrato sin gritos...
no sé.
mi destierro.

7.8.06

las tabletas

creí que era mucho más fácil transportar las tabletas que frascos con pastillas partidas.
no confié en la idea de un pastillero.
atrás gritan, adelante también.
les daría una de "esas" de mis tabletas, pero no me animo.
siguen gritando y rugiendo, como leones. no acuerdan, no pueden llevar a cabo esa causa que encause un sentimiento y sentidos con sonidos de aplausos.
discuten y escucho: "son modas...".
más que modas son creencias, pienso.
hay cosas tan herméticas como yo misma, mientras lavo un tupper, que no es un tupper. todos esos objetos plásticos son falsos.
pienso en mi abuela tejiendo una y otra vez sabiendo que me pintó con tempera en un dibujo, y me dan tantas ganas de llorar.
no estoy en celo, pero asi lo creo, y entonces me resfriego por el aburrimiento como la gata sin casa que vive al lado de mis plantas.
no son mis plantas, pero están ahí, tan frías como este café con leche que me atosiga, me persigue, insiste.
Insiste, como él, con esa idea estúpida de que nos conozcamos.
no es real, no hay posibilidad alguna de aire sin excremento y sin basura.
rodeada, estoy, de bulbos que no crecen, no comen...padecen.
este día es para mí como una cámara de gas, pero estoy inmersa como hace años, en la bañadera, dormida, jugando con los frascos de champú.
cuanta tristeza me dá no poder hablar de otra cosa que de mí, de mis espantos.
no voy a tomar desiciones un día como hoy, pero tampoco quisiera pisar la mierda con la basura, que me mojen las gotas, escuchar esos gritos, soportar esas alianzas que hacemos porque todos estamos absolutamente desesperados.
por eso recurro a mis tabletas.
ruego que nadie me escupa y que deje de acecharme ese café con leche.