31.10.06

- Qué es lo que gritan y por qué, mi vida?

- Es por un árbol, nuestra vecina hoy decidió cortarlo, gritan porque no pueden cortar el tronco...amor.

- Pero que molesta de ese árbol a nuestra vecina?

- Es el pino del fondo, tiene grandes raíces que rompen por debajo de la tierra el cemento de la piscina de nuestros vecinos, Rose.

- Quíén de todos decidió cortarlo?

- Es ella, Rose, la que decidió cortarlo es nuestra vecina...

- Ese pino tiene, si no hago mal el calculo, unos 50 años, no pueden cortarlo. Qué es ese ruido, un motor?.

- Es la motosierra de los Darregueira, el hijo creo que está manejándola, va a cortar el pino, la Sra. Darregueria grita porque quiere que el hijo tenga cuidado.

- Voy a impedirlo, no puede ser que decidan cortar un pino porque sí...

- Es su casa y pueden hacer con los árboles lo que quieran, es algo legal.

- No! Por Dios!!!!! esa motosierra es ensordecedora! Además no puede ser legal, por algo lo están haciendo un lunes a las 9 de la noche, Samuel, por Dios!, vamos a decirles que no lo corten.

- No voy a moverme de acá, estoy esperando a que cenemos, cenemos como siempre y hablemos de nuestras cosas, basta con eso del pino, Rose.

- No voy a permitir que lo corten! Por qué lo cortan? El ruido me deja sorda, me va a dar un ataque de nervios!.

- Te estoy diciendo que es por lo de la piscina, hace dos semanas, estaba lloviendo y crucé a Luis en la vereda, preguntó si el perro que estaba urgando nuestras bolsas de basura era nuestro y dije que no, me dijo que estaba anunciado lluvia para todo el día, que cuando llovía de tal forma se inundaba alrededor del pino del fondo del parque de su casa, que eso ponía muy nerviosa a su esposa, que el pino tenía raíces tan grandes y fuertes que iba a romper por debajo el cemento de la piscina.
No justifico que corten el pino, pero respeto que decidan conservar su casa.

- Respeto. Por favor! es un hermoso pino verde, un adorable árbol de tronco fuerte...No pueden cortarlo, esos infelices creen que por tener piscina pueden decidir sobre la vida de un pino. Voy a ir.

- Dejate el delantal puesto, Rose, que hacés?.

- Mirá el fuego, que no se queme...

- Si vas me va a dar verguenza, ni bien corten el tronco van a dejar de hacer ruido.

- Ahora mismo voy a llamar a la policía. No, mejor voy a decirles que voy a llamar a la policía si cortan el pino y no dejand e hacer ruidos, quiero comer en paz, y que no estén haciendo semejante ruido con una máquina de porquería como es esa motosierra, es insoportable! que sigan asesinando a ese pino me quita el hambre.

- Tu pollo huele muy bien, comamos, Rose, basta, enciendo la televisión y escuchamos las noticias...

- Está sonando el telefóno, Samuel! oís? sí, ni escuchamos nuestro teléfono!
Hola, hijo, sí, acá, nooooo! soy mamá...es que es el ruido de una motosierra...
son nuestros vecinos, van a cortar un pino! quiero ir...
tu padre no me deja que vaya a decirles que no lo corten, voy a ir!...
como que no vaya??? voy a ir, es así...
no, no me quedo tranquila, voy a armarles un buen escándalo a esos Darregueira, creen que por tener piscina pueden decidir sobre todos nosotros
...no te escucho, hijo, a ver, noooooo, no te escucho
eyyyyy

Samuel cortó! se cortó, no me dijo que quería...

- No lo escuchaste Rose, solo gritaste por lo del pino...

- No se escuchaba nada! El no dijo nada...

- Escuchaste eso?

- Que fué?

- Creo que fué la caída del pino, pararon la motosierra.

- No, no puede ser...

Rose se tiende sobre la mesa, está llorando ahora, no toca la cena que Samuel sirve en cada plato.
Rose llora hasta la medianoche, Samuel está abstraído escuchando las noticias.

- Basta Rose, vamos a dormir.

- No me hables.

Rose estruja el mantel de flores rojas, hasta hacerlo un bollo, ve a Samuel dirigirse hasta la habitación.

Está dormido.

26.10.06

25.10.06

la molestia

La Sra. Anetoil está sentada en su escritorio, engulliendo un pedazo de pollo mezclado con puré a la misma velocidad que la de un cerdo.

mientras la observo pienso si ella no capta cuanto molestan los ruidos que emite al masticar con la boca abierta, y su comportamiento en general con los demás.
Mientras come, planea que hacer, grita a la vez, y con los restos de comida que le quedan en la boca deletrea una sigla que lee en un cartel como si fuera un indio.
De una, traga y pregunta que diferencia hay entre un transexual y un intersexual. Nadie le contesta.

El otro día, la Sra. Anetoil dijo, sin usar aceite, como lo hace con las ensaladas que come y traga enteras para no engordar su culo que si o si engorda porque asi se lo ha heredado la arpía de su madre, y todas sus tías gritonas; que durante una relación sexual "normal" una mujer no puede tragarse el semen de un hombre.

Al mismo tiempo describió como llueve dentro de su casa a causa de las goteras que tiene y que nunca arregló "para no gastar en pavadas", contó también como se le mojan las pilas de papeles que acumula, a la vez dijo que tiene una prima que es policía que lleva una pistola.

La ví oler las hamburguesas de los platos ajenos, deseandolas pero sin comer por miedo a llenar un poco más sus polleras de largo negro.

Un día, habló de las ganas que tiene de irse a un tour a San Clemente, donde por
supuesto sirven un almuerzo contundente, que además incluye avistada de lobos marinos, pinguinos y delfines.

Ahora mismo la estoy viendo robar galletitas y bizcochos de los paquetes que no son suyos...la escucho como pide y reclama a gritos por teléfono a las casas de comida porque nunca es suficiente, las porciones son demasiado chicas!!!! jamás están bien preparadas y siempre falta un ingrediente de los que ella habia encargado.

la Sra. Anetoil hace dos meses dejó de comerse las uñas e instaló un esmalte de sabor amargo sobre ellas para dejar de devorarlas, actualmente las lleva largas y rasguña a un hombre como anhelaba en sueños.

A pesar de esto último suceso, está histérica y habla mal de su madre que aún vive y que es su única y vieja amiga.

Percibo cuando pasa por mi lado la cantidad de sobres de sacarina que oculta en su cuerpo y que fue robando de encima de los escritorios, tantísimos sobres para condimentar los 7 cafés repletos que toma por día, los deposita en su cartera junto a otros sobres de azúcar que lleva encima para cuando le agarran mareos, porque la presión se le baja hasta los pies cuando los nervios se la ponen de punta ni bien hace un día de calor, entonces traga sobres de azúcar enteros.
Cuando se marea no puede caminar, abre, cierra, abre, cierra, abre y cierra, abre y cierra las ventanas por día unas 24 veces o más. Son esas ventanas cagadas por palomas que se posan porque ella las alimenta con un kilo de mezcla de mijo, semillas de girasol, lentejas partidas y arvejas secas cada 2 horas.

Se queda quieta tocandose la cabeza, hasta recuperarse y confesar muy intimamente y por lo bajo que en el tren la rozan algunos hombres porque viaja muy apretada, el tren está lleno de gente rea!!!! describe como aspira el aliento de todos esos tipos de pieles de color negra.

La Sra. Anetoil no falta nunca nunca al despacho, parece fascinada con su única salida: el despacho de oficina.

Hoy no vino, la busco y no está. Sé que telefoneó bien temprano diciendo que su nuevo novio está descompensado y que lo va a acompañar durante todo el día en el hospital.

anita ekberg. mi hermana me la nombró, yo no la conocía, pongo fotos porque es hermosa, se parecía a nuestra madre en la foto del sombrero




23.10.06

ego y cope (foto por Yuly)


me pongo porque rara vez estoy en semejante actitud, para que vean que a veces soy feliz y me despliego, jaaaaaaaa!!!!!! igual la cara siempre seria.

peces muertos peces vivos

hoy tuve que maquillar mis piernas porque las tengo brotadas.

voy caminando enclenque, con unos zapatos de tacos quebrados. Se que ya no hay formas que se concreten.

veo a una nena, con unos globos rojos hinchados en la mano, en la otra mano tiene a su madre.

estar tan triste es imposible si se va camninando por la calle, porque aparecen imágenes que se componen entre las personas y los objetos.

hoy sé que estoy sola porque asi lo siento, no aparecen los recuerdos y espíritus de la gente que amé.

tampoco van a matarme los síntomas por más que yo quiera morir, sé que no es el día, ni el de nadie, ni el de todas las personas que ví.

quisiera llegar a casa y tener en mi bañadera unos peces celestes, del tamaño de los globos rojos e hinchados que llevaba la nena.
sé que no va a haber nada en mi bañadera, nada más que un montón de pelos y fragmentos de ideas de lo que píenso cada vez que entro a ese cubículo artificial vacío sabiendo siempre, siempre, siempre que no voy a encontrar peces muertos ni peces vivos.

si tuvieramos bicicletas

hay un para todos, que además, consiste en el vuelco sublime que das al aire.

piruetas a prueba de agua y de cielo,
aunque me espantan las marcas marrones de tu cara,
porque a la vez me excitan a un vuelo absoluto que levanta la tela de mi pollera.

estoy tan atenta a tus movimientos perfectos,
cada dedo se te articula en las manos sabiendo cuál es el contexto de cada objeto.

te miro y se repite en mi la decisión de espiarte, de día y de noche.

me asomo y te pienso tan alto como una nube blanca sin lluvia,
arrodillada y rendida, eternamente arreglada para gustarte.

y otra vez estoy de pollera

pienso:
si tuvieramos bicicletas andaríamos por todos los lugares a toda velocidad, sobre todas las calles, sin medir el tiempo.
los dos tendriamos cuidado de no morir atropellados por un auto, o algo así.

si tuvieramos bicicletas, quizás, escaparíamos el uno del otro.

barbaraannscott

gracias a los que leen (Matías)

a mi hermana le digo que no encuentro donde puse mal la palabra absorber, que ya entendí, y que gracias, y si alguien encuentra "absorver" me avisa urgente.

matías, te adoro gordito, se lo que pasó, no tengo tu número nuevo, la voy a llamar a Ceci, pasé el finde filmando, me gustaría verte, y pensando mucho en vos, en como estás.
más allá de que no te veo seguido te adoro, y estoy con mi corazón en el tuyo y en el de los que se van, que seguro nunca es el momento en el que se querían ir.
pero se van.
ojalá te acostumbres pronto, te adoro, y ahí estoy...

19.10.06

el pastillero

lo que pasa mi blog, porque la gente no lee lo que escribo y si me quedara ciega

yo escribo, y deseo que alguien lea lo que escribo. escribo y saqué un blog porque mi psiquiatra me recomendó que no deje la escritura para momentos de inspiración, para los destellos, para el pensamiento mágico, sino que me haga el hábito de escribir algo todos los días.
su consejo me pareció muy válido y saqué este BLOG.
el hecho de que ponga fotos es porque hay en mí un sentido estético, o mejor dicho, la necesidad de compartir y embellecer (que no es siempre bello lo que considero bello, o lo feo es para mi tan bello como lo bello, o lo bello es feo, etc) el espacio por eso agrego imágenes.
las imágenes son el motor de mi vida (que feo que tuve que poner motor, pero por qué no?). Es por esto mismo que no quiero quedarme ciega.

de todas formas, si me quedara ciega, fuí capturando imágenes alo largo de mi vida, que retengo y si me quedo ciega van aparecer en mi mente, supongo de modo recurrente. no me gustaría tener que someterme al esfuerzo de recordar imágenes siendo ciega.
lo más triste de la ceguera sería que no vería nunca más los ojos de personas que amo, por ejemplo los de Lucas, o los de mi sobrino, o los de mis hermanas.
sobre todo los de Lucas están tan clavados en mi, que no habría forma de que me olvide de como son, pero no podría ver los movimientos que sabe hacer con sus ojos.

lo que pasa con mi blog es que lo que escribo no lo lee nadie, o pocas personas, porque escribo cosas muy largas. a mi me gustaría que lo lea más gente, puede ser algo narcisista, pero no sé, necesito críticas, opiniones, etc.
una solución es que la gente imprima lo que escribo y lo lea en el subte, tren, o colectivos, pero eso no va a pasar, es una fantasía.
yo no sé que quiero hacer con lo que escribo.
lo importante es que lo puedo separar de otras cosas, y eso es bueno. no puedo decir de que cosas.
saludos, Tuly.

18.10.06

la mudanza

Por la escalera del edificio hay muebles, una mesa plegable, dos colchones, un ventilador, dos bicicletas, un inodoro desconectado, dos macetas sin plantas, una cama de hierro, cajas, revistas, 2 lámparas, 3 sillas y un acolchado enrollado.
Cuando subo al segundo piso por la escalera, y meto la llave de mi casa en la cerradura, dobla por el pasillo una mujer que se asustó porque no esperaba encontrar a alguien, se agarró el pecho fuerte y dijo: "ayyyyyyyyyyyyyyy". Me pide disculpas al instante. Le digo que se quede tranquila, que parece que todo el mundo está muy sensible.
Atiendo a mis gatos como siempre, les doy de comer, pero ellos están intranquilos, impacientes por los ruidos que no paran en el pasillo.
Los gatos huelen y espian por las rejillas, y uno de los dos está especialmente alterado. Miro por el pequeño ventiluz del living, y veo una sombra. Es algo oscuro.
Decido salir al pasillo para ver que es esa sombra, uso la escalera para llegar a la altura del ventiluz y encuentro una caja de hierro herméticamente cerrada con un candado.
No me preocupo, pienso que son los mismos objetos que andan rondando el edificio por la mudanza.
Cuando bajo la escalera, miro la puerta del departamento de la mudanza, está manchada de una sustancia blanca por todas partes, grandes redondeles cubren toda la puerta.
Pienso que debe ser parte de los cambios que están haciendole al departamento.
Cuando vuelvo a estar cerca de mi puerta, y voy a meter la llave en la cerradura, dobla un tipo por el pasillo, con una máquina extraña en las manos. Me saluda, lo saludo, entra al departamento de la puerta manchada y la cierra de un portazo bien fuerte. No me asusto, me preocupa como se están moviendo, lo hacen como garzas zancudas, como cucarachas pulverizadas con un veneno de mala calidad...
Entro a casa y escucho todos los ruidos, cuando la mujer arrastra los muebles, las cajas, las revistas, la mesa, cada cosa la percibo como dentro de mi oído.
El tipo de la máquina en las manos es un pulidor de pisos y empieza a tirar una sustancia más que tóxica, no puedo respirar, me ahogo en ese olor a pegamento...
En este momento los odio con toda mi alma, y no soporto esta mudanza.
Mis gatos se van a enfermar...
Me tiro sobre la cama y las almohadas ya absorvieron el olor a pegamento del pulido de pisos, todo se convierte en un infierno, siguen los ruidos, las cajas que golpean en las escaleras, la mujer que pisa los escalones, el pulidor y sus sustancias tóxicas...
Espero a que pase todo porque mi visión se puso borrosa, y me dieron náuseas.
Me quedo dormida y me despierto a la madrugada del otro día...salgo al pasillo, voy al living porque siento una corriente de aire, el ventiluz está roto, y la caja herméticamente cerrada está caída en el piso de mi living y abierta, no me animo a ver que hay adentro. No encuentro a mis gatos, mis gatos!!!, no están, no están mis gatos!!!...la puerta está abierta de par en par, no sé que pasa, salgo al pasillo del edificio y está todo vacío, ni rastros de la mudanza, ni rastros del olor tóxico del pulidor.
Me desplomo en el piso.

17.10.06

persianas

Las persianas de Vilma están momentáneamente cerradas...

Vilma las cerró porque no tiene ganas de ver a la gente, ni a los autos, ni a los colectivos que pasan, ni a los árboles de la vereda, ni la luz del día.

La gente que pasa por la vereda no puede evitar espiar por la ventana de Vilma.
No es que Vilma sea una exhibicionista, es una mujer simple que se desnuda ni bien entra a su casa, deja las llaves y su piel habla en vez de su boca.

Vilma tampoco deslumbra, tiene una piel arenosa.

Ahora está desnuda sentada apoyando sus genitales blandamente en el sillón, a oscuras, con las persianas bajas, pensando en el llamado que le hizo anoche Jorge Blanco.

Jorge Blanco le dijo a Vilma telefónicamente que estaba harto del optimismo de mujer que ella emana, que le dá presión en la cabeza, que se olvide del viaje de fin de semana largo que iban a hacer, y que desarme el bolso.
Vilma había cargado en su bolso una malla, productos de belleza, incluyendo bronceadores, pantuflas, ojotas, toallones y con la misma ropa de viaje se iba a arreglar los dos escasos dias del fin de semana con Jorge Blanco.
Además había ido a la peluquería para que su pelo luzca encendido.

El recuerdo de las palabras de Jorge Blanco la hacen transpirar como un cocodrilo y empapa con sus líquidos el sillón sobre el que está sentada.
Por suerte el sillón lo absorve rápidamente.

Vilma se viste para salir, se pone su pollera de flores beige, su camisa blanca con el cuello sucio, zapatos blancos, no hace falta ropa interior. Va a comprar una botella de Whiskey con lo que le queda de lo que le dejó Jorge Blanco, $30 de la última vez que pisó su casa.

Sale y compra en el supermercado chino de la vuelta una botella chica de Whiskey y se tienta con un esmalte rojo que también compra.

Con las dos cosas encima, Vilma pega la vuelta, pero saca la botella de la bolsa de nylon blanca antes de llegar a la esquina, la abre y empina un buen trago, atrás otro, y otro.

Una vez adentro de la casa, Vilma mira las plantas secas que no piensa regar, tira las llaves y se saca a tirones la pollera de flores, en un instante la camisa blanca y su culo arenoso queda al aire, lo apoya otra vez en el sillón cubierto de agua pura que había quedado enterrada entre sus muslos de arena.

Con las piernas colgando, empina toda la botella, mecánicamente llama a la casa de Jorge Blanco para reinvindicar la mudez que la bloqueó con el llamado de anoche.

Vilma no tiene idea que son las tres de la tarde. Jorge Blanco está trabajando, atiende su mujer: Vilma Laurenci.

Vilma ni bien escucha el hola del otro lado de la línea dice: "quiero hablar con Jorge", Vilma Laurenci pregunta quien habla y Vilma le dice que habla Vilma, Vilma Laurenci se asusta porque esta hablando con otra Vilma, una desconocida que pregunta por su esposo Jorge Blanco. Vilma grita que la única Vilma en la vida de Jorge Blanco es Vilma. Vilma Laurenci se espanta, se hace pis encima, enmudece de verguenza porque los gritos de Vilma se convierten en palabras que balbucea, como puta, hija de puta, y poco chupa pijas.

Vilma corta, no soporta que Vilma Laurenci sea tan sumisa, y no conteste palabra de todas las mierdas que fué capaz de decirle, ya no puede pensar en nada, se arrastra por el piso durante media hora hasta vomitar el líquido que había tomado, se ríe a carcajadas de Jorge Blanco, tanto, que se mea encima como Vilma Laurenci.

Está tan ahogada de risa y aaliva que no le queda más que abrir la persiana y asomar la cabeza hacia afuera para aspirar aire, aspira el aire sucio de los colectivos que pasan. Entre tanto ruido, Vilma quiere gritar, hasta quedarse sin voz, que ama a Jorge Blanco.

En el medio de la euforia, se zafa la correa de la persiana que cae sobre la cabeza de Vilma.

Vilma nunca más vió a Jorge Blanco.

13.10.06

em...

respeto mucho más a la gente que no tiene la necesidad de pararme en la locura,
la gente que no entiende como soy, o bien me observa ser y me califica diciendo
"estas loca", yo sé bien que no estoy loca. y justamente es porque no tengo nada en contra de la locura, para mi es un don.

12.10.06

para escribir hay que crear?

un montón de incoherencias, una de ellas que en estos blog dice crear para escribir algo.
que cosa.
hace días que no me siento inspirada, no sé.
me siento invadida por un cansancio arremetedor que me involucra en una somnolencia inexacta, poco poética, y desmembrada.

la verdad es que me aburro mucho de mi misma.
tantooooooooo.

eleven am. Edward Hopper

10.10.06

kilometros

horror!!!! pero esto es lo que me pasa, igual mi pierna es real

ficción por acumulación

te veo, y asi, espalda con espalda, me das gracia porque caminas como un pinguino rebelde pero desesperado y perdido. cierto erotismo me aparece amasándome de pies a cabeza porque te veo y tiemblo. a la vez me descompongo porque te ponés malo en la cama y me pegás.
tus enojos son tan ridiculos e injustificados que en el fondo me divierten porque parecés un robot demente que se activa mediante acciones que se desvían, la verdad es que nada de lo que te pasa es importante.
no puedo parar, si pongo un punto me detengo, si corrijo me desvanezco y no vuelvo a tipear hasta otro dia.-
yo no soy rebebde, es un logro para mí cada punto y aparte, no podés entenderlo.

cada misa a la que nunca más fuí a pedir ni a rezar sobre nada, ni agradecer, es un pemio eterno que me doy... qué debería agradecer si mi vida esta girando a girones?.-

me detuve.

veo un lugar donde me repito siempre, con las mismas frases y estados anímicos. es un abismo atractivo.

tiré tanto desodorante de ambiente que me descompuse y empecé a toser como una endemoniada infectada, estoy toda picada por mosquitos. mis piernas inmensamente blancas estan marcadas por insectos sin clemencia que me chupan la sangre cada madrugada en la que me resfriego en la almohada vacía pero llena de olores acumulados día tras día, horas y horas así. sin nada mas que resfregarme, estrujar todo mi cuerpo picado, a lunares.

sé que si mi boca se llenara de aftas no haría ni un movimiento para que se curen, a veces los dolores físicos me hacen bien porque los reconozco en mí como vitales.

la verdad es que esta mujer nunca calla, a cada entrada de aire mete un bocado, palabras, otras y otras. se me hace insoportable. ella merece que le peguen, no yo, que permanezco callada y sin chistar.

soy una acumuladora de primera, si vieran la cantidad de cosas que he acumulado moririan de un susto.

9.10.06

fonos, no tengo ganas de hablar con nadie, estoy enojada.

nadie igual

ella cansada y torcida, repleta de papeles, sentada encima de sus facturas de teléfono, vencidas, las boletas del alquiler acumuladas en el baño, los meses: junio, julio, agosto, septiembre tirados en el piso, pasados por debajo de la puerta.

No levantó ni un papel del piso por más de un año, no fue capaz.

Estuvo sola entre las cajas que estaban a punto de reventarle la casa.

El día que salió a la luz, a buscar no sé que recuerdo de su madre, lo vió sentado en una hamburguesería, se paró junto a él y le pidió que la salve.

a la semana lo instaló en su casa, le dió su heladera, sus máquinas, su gata, su luz, su aliento y sus teléfonos.

él salía por la mañana, levantando los papeles que pasaban por debajo de la puerta.
no volvía en todo el dia.

ella, compulsiva, lo esperó tanto, se hartó enamorada y todo, lo vió cruzar por encima de los papeles, lo miró a los ojos tan fija como una serpiente, sobre su sillón tapizado por cuarta vez y dijo:
"el tiempo que no estás, mis sábanas te extrañan..."
él: mutismo.

-voy a estar en el aire, en el perfume de tus incienzos. contestó por fin, pero se fué.
Apurado, corriendo, porque desde que ella se la pasaba chupandole todo hasta las orejas, vigilandole cada movimiento, él llegaba tarde a todas partes asustado como nunca.

el día que él se fué, no volvió a abrir la puerta con el juego de llaves que ella le habia hecho...y muerta de amor, se tiró por el balcón de su cuarto piso.
no murió.
la salvaron los bomberos, la trasportaron en una grúa, estuvo internada 512 dias hasta que el día que supo de él, la internaron otra vez pero en otro lugar, un lugar con parque, miró por primera vez los árboles verdes, las flores y el pasto.

nunca más lloró. la vida se le pasaba sin boletas, sin facturas, sin su gata, sin los recibos del alquiler tirados por debajo de la puerta.

las cajas reventaron en aquel 4° piso.

4.10.06

la máquina

se contiene hasta que estalla de sensibilidad desbordante absoluta y delirante.
por qué grita? que espera ahi sentada con los mecanismos ezquizofrénicos barajando espasmos y enfermedades venéreas?
se contagia a cada momento del frío y los temblores excéntricos que retumban incansablemente entre las paredes y huecos del cubículo donde convive con otros.
algunos son pulpos con ventosas vizcosas hechas de puré.
no hay purificadores de aire, ni elementos desintoxicantes.
los perros se murieron hace años pero quedaron los cadáveres agusanados.
resuenan ecos y ladridos lamentables.
la máquina exige a todos desde su escitorio lleno de pelusas y alambres enroscados, con los brazos de sinfines de acero. sigue gritando. somete, no supera los traumas, exhala humo, se apolilla, vibra y retumba.
no se desploma, agunta hasta que aparece el sudor, la transpiración más celular y ruidosa del tiempo aqui presente, de lo que es en el aire.
todos giran y se deprimen, pero no pueden demostrarlo, porque la máquina es el horror, y temen...
le temen.

2.10.06

la cabeza del muñeco malo

una capacidad inmunda e inexacta de contener y abstenerse a ser infiel, la conmovía.
no iba ni debía provocar más de lo común, ni lo que pasa en su interior.
le crecían temblores de asco a diferentes cosas y costumbres, inocultables.
se infló como un sapo. un sapo solo y negro en un charco.

ahora habla tanto, harta, sin perdonar nada.
necesita a ese hombre, con ese pene.

él no llegó, nunca, ni está cerca y sí se acercara: la explosión.

está desnuda, con su culo al aire, contrae el vientre inflado y llora, tirada en su cama, podrida por dentro.
le aparecen algunos pensamientos que la tocan de cerca, pero nada la penetra.
se siente sucia.
su naturaleza de mujer mala le revienta por que es conciente.
sabe que abandona animales cuando puede.
escuálidos sentimientos...
nunca creyó en las macumbas, hasta que se levantó de su cama, salió desnuda pero con sus zapatos de taco alto color nacar, ventilando la poca capacidad que le queda de ver. y vé en la vereda un árbol justo enfrente de su puerta, y en una rama una cabeza de muñeco de plástico, perfectamente encajado en la rama vertical.
una cabeza de muñeco de plástico con cuello de rama de árbol seco.
viendolo de cerca la boca de la cara del muñeco está cortada de par en par, los ojos diabólicamente cerrados con dos hendiduras arriba.
cierto espanto le pasó por al lado, pero siguió caminando con sus zapatos como si nada hubiera visto, y como si esos zapatos tuvierna la fuerza del mundo.
sus zapatos color nacar van en dirección contraria a la de su casa. y asi, desnuda.




.

m a s